Cultura

Nueva tecnología láser ayuda a descubrir templo maya más grande y más antiguo.

Esta construcción puede cambiar la historia. Aguada Fénix pudo haber dado lugar al surgimiento de las élites mayas y la aristocracia.

Un grupo de arqueólogos descubrió en el estado mexicano de Tabasco la estructura ceremonial más antigua y grande construida por los mayas jamás vista, un hallazgo que reevalúa el trabajo comunitario desde los inicios de esa civilización.

Los escáneres láser en el aire que pueden mirar a través de la jungla han revelado una plataforma ceremonial de 3.000 años de antigüedad, según la investigación publicada por la revista Nature.

Los expertos han pensado tradicionalmente que el desarrollo de la civilización maya fue gradual, suponiendo que las pequeñas aldeas comenzaron a surgir durante el período Preclásico Medio (1000 y 350 Antes de Cristo) junto con el uso de cerámica y la adopción del sedentarismo.

Sin embargo, los hallazgos recientes de los primeros complejos ceremoniales están comenzando a desafiar este modelo. El terreno, llamado Aguada Fénix, se compone de “una plataforma elevada entre 10 y 15 metros, que se extiende 1,4 kilómetros de norte a sur, y desde la que surgen nueve calzadas anchas”, indica Nature.La construcción  data de entre el año 800 y 1000 antes de Cristo y el volumen de la estructura es de 3,8 millones de metros cúbicos, lo que significa que es más grande que la Gran Pirámide de Giza (2,6 millones de metros cúbicos).En el hallazgo, el equipo  de arqueólogos usó un sistema láser de detección por luz y distancia (Lidar, en inglés) a fin de distinguir las formas tridimensionales de los restos, a lo que se sumó una excavación.

“Esta área está desarrollada, no es la jungla. La gente vivía allí, pero este sitio no se conocía porque es muy plano y enorme. Simplemente parece un paisaje natural. Pero con Lidar, se descubre como un lugar muy bien planificado”, aseguró el profesor de la Universidad de Arizona, Takeshi Inomata, uno de los principales autores del descubrimiento. 

La plataforma habría sido utilizada para rituales, ante el hallazgo de hachas de jade y otros objetos preciosos en su centro.

La revista Nature reconoce que “aunque el sitio exhibe algunas similitudes con el centro olmeca anterior de San Lorenzo, la comunidad de Aguada Fénix probablemente no tenía una marcada desigualdad social comparable a la de San Lorenzo”. 

Esta afirmación se sustenta en que las excavaciones no han encontrado ninguna evidencia de individuos de alto estatus, como las esculturas de los gobernantes mayas que a menudo se encuentran en sitios posteriores, o las colosales cabezas de piedra de los gobernantes olmecas.

Así las cosas, Aguada Fénix y otros complejos ceremoniales del mismo período sugieren que el trabajo comunitario fue más importante de lo que se creía en el desarrollo inicial de la civilización maya.

“Este tipo de comprensión nos ofrece implicaciones importantes sobre la capacidad humana y el potencial de los grupos humanos. Es posible que no sea necesario un gobierno bien organizado para llevar a cabo este tipo de grandes proyectos. Las personas pueden trabajar juntas para lograr resultados sorprendentes”, añadió el profesor.

 

(sistema integrado digital)